Nesta web as cookies son utilizados para fins estatísticos para optimizar a función e, así, proporcionar contidos adaptados aos seus intereses. Se preme "continuar" , concordas con estas condicións. Máis información.

Populares de Pontevedra

  • 1
  • El PP exige al Gobierno que adopte una solución política para evitar comprometer el futuro de la fábrica Stellantis

    • Javier Guerra advierte que “si los criterios recogidos en la legislación vigente no lo permiten será que algo falla en la misma”
    • Debido a los cortes de electricidad la planta viguesa realiza una media de 60 paradas al año, lo que significa que en cada pausa deja de producir 200 vehículos, que al año son 12.000 coches
    • Lamenta que el Ejecutivo tenga un discurso en Vigo y otro diferente en Madrid: “Pueden hacerlo, pero no quieren”

     

    04, octubre, 2022. El senador del Grupo Parlamentario Popular por Pontevedra, Javier Guerra, ha exigido este martes al Gobierno que adopte una solución política para evitar comprometer el futuro de la fábrica de vehículos Stellantis en Vigo.

    Así lo ha hecho a través de una pregunta oral en la sesión de control al Gobierno en el Pleno en el Senado, que ha dirigido a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, sobre la respuesta negativa del Gobierno de España a incluir en su planificación industrial la subestación de alta tensión para la fábrica Stellantis y el área de Vigo, generando así graves problemas a la industria viguesa y amenazando el futuro de la factoría en la ciudad.

    “La ciudad de Vigo y, en especial, el área industrial en la que se encuentra la gran factoría de Stellantis -ha argumentado Guerra- ha quedado excluida del acceso a la alta tensión en la planificación de redes eléctricas hasta el año 2026”. “Todas las ciudades de España de más de 250.000 habitantes, excepto Vigo, disponen de líneas con una tensión eléctrica igual o superior a los 220 kilovoltios”, ha añadido el senador popular, quien ha aclarado que “todas las plantas de fabricación de automóviles de España, excepto Vigo, disponen de líneas con una tensión eléctrica igual o superior a los 220 kilovoltios”.

    A este respecto, Guerra ha explicado que “si los criterios recogidos en la legislación vigente no lo permiten, será que algo falla en la misma. La fábrica de Stellantis tiene más de 22 años de antigüedad cuando la industria no disponía de los procesos robotizados actuales, por ello requerimos que pueda competir en igualdad de condiciones”.

    En este contexto, y ante la postura inoperante del Gobierno, el senador por Pontevedra se ha dirigido a la ministra para preguntarle: “¿Quieren decir que debemos renunciar a un desarrollo industrial en Vigo similar al que se produce en el resto de ciudades españolas de su tamaño?”.

    DIFERENTES DISCURSOS SOCIALISTAS

    El propio Guerra ha reclamado a la ministra Maroto que no se “esconda” y explique los motivos “políticos” de esta situación. Y ha apelado al “sentido común”, al igual que lo ha hecho el alcalde socialista de Vigo, Abel Caballero. “El Ejecutivo tiene un discurso en Vigo y otro diferente en Madrid, como en tantas otras ocasiones. Pueden hacerlo, pero no quieren”, ha lamentado el responsable del PP.

    “Con su decisión están cortando las alas del desarrollo y del progreso de una ciudad eminentemente industrial. Y yendo contra su propia política de desarrollo del coche eléctrico, ya que ese tipo de vehículo necesita un suministro más estable”, ha advertido.

    En otro orden, Guerra ha recordado cómo el Ejecutivo acusa a la fábrica de mentir cuando solicitan la muy alta tensión para evitar los cortes de electricidad que afectan a su producción. “¿Para qué va a necesitar Stellantis la muy alta tensión si no es para fabricar más y mejores coches?”, se ha preguntado el senador por Pontevedra.

    En este punto de su intervención, el senador del PP ha señalado que la fábrica Stellantis realiza una media de 60 paradas al año, lo que significa que en cada pausa deja de producir 200 vehículos, que al año son 12.000 coches.

    “Si en estas circunstancias tan adversas las fábricas consiguen sobrevivir, se van a otro lugar donde no tengan trabas para esa productividad y rentabilidad”, ha asegurado, al tiempo que ha puntualizado que la planta viguesa da empleo directo a 23.000 familias y es vital en Galicia.

    Antes de concluir, Javier Guerra ha reiterado a la ministra que “todos los gallegos esperan que el Gobierno adopte una solución y desde el PP vamos a seguir hasta conseguirlo. Nos va el futuro en ello”.