Nesta web as cookies son utilizados para fins estatísticos para optimizar a función e, así, proporcionar contidos adaptados aos seus intereses. Se preme "continuar" , concordas con estas condicións. Máis información.

Populares de Pontevedra

  • El grupo municipal del PP llevará a pleno una moción para exigir mejoras en el Perte de la automoción y que el Gobierno rectifique en la conexión a la red de muy alta tensión

    • El portavoz municipal, Alfonso Marnotes, insta al Ejecutivo de Sánchez a comprometerse con una industria que da empleo a más de 23.000 personas en Galicia, la mayor parte de ellas en Vigo
    • Recuerda que Vigo es la única gran ciudad española sin conexión de MAT, esencial para dotar a la industria de un suministro eléctrico estable, eficiente y competitivo
    • Considera insuficientes las ayudas a través del Perte de la automoción y exige más fondos para que la industria viguesa, primera productora nacional, pueda competir en igualdad de condiciones

       

    Vigo, 29 de marzo de 2022.- El grupo municipal del PP llevará a pleno una moción para exigir al Gobierno que rectifique sus políticas respecto a la automoción viguesa. En este sentido, el portavoz Alfonso Marnotes lamenta que el Ministerio para la Transición Ecológica haya excluido definitivamente de su planificación hasta el 2026 la conexión de la ciudad con la red de muy alta tensión, así como la construcción de una subestación de Balaídos. Una actuación que, apunta, pese a estar prevista en la planificación anterior 2015-2020, “no se llegó a ejecutar porque el Gobierno de Sánchez se negó a autorizarla”. En este sentido, recuerda que ya en julio de 2019 se presentó una iniciativa en este sentido a instancias del grupo del PP en el Ayuntamiento de Vigo, que fue “absolutamente ignorada”.

    Marnotes apunta que dejar Vigo fuera de la red de transporte de 220 kv, así como a la subestación eléctrica de Balaídos, evidencia que la industria viguesa “no está en la agenda de este Gobierno”. Una infraestructura que califica de “estratégica” para el futuro de la industria de la automoción en Vigo y en Galicia.

    En todo caso, el portavoz popular exige que se tenga en cuenta el peso específico del sector gallego ya que con esta decisión “está en riesgo su viabilidad futura”.

    Una industria, la de la automoción, que asegura sale “doblemente perjudicada”, pues a la escalada de la factura energética o a la crisis de componentes que sufre la industria en general, se suma ahora esta “injustificada decisión de dejar Balaídos sin las infraestructuras de conexión eléctricas necesarias para certificar su presente y futuro”. A este respecto, Marnotes recuerda que este proyecto fue en su día comprometido por el Gobierno de Mariano Rajoy, incluido en la programación anterior, y que Sánchez “se encargó de guardarlo en un cajón”.

    Perte Automoción

    En esta misma dirección, el representante municipal del PP tilda de “insuficiente” el  apoyo público del Gobierno central a la industria de la automoción, en línea con las denuncias manifestadas desde el propio sector. En su opinión, el Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) para la automoción aprobado por el Gobierno “no cubre las necesidades”. De hecho y haciéndose eco de las declaraciones del propio sector, señala que “la dotación es insuficiente, las intensidades de ayuda  inferiores a las necesarias, los requisitos muy restrictivos y los plazos, tanto de la emisión de proyectos como en la limitación de las inversiones (a junio de 2025), dejan fuera la parte de las acciones necesarias”.

    Especialmente crítico se muestra con que el Gobierno tuviera más interés en apoyar el proyecto de la fábrica de baterías que promueve Volkswagen y Seat en la costa mediterránea que en configurar un Perte que realmente se ajuste a las necesidades de este sector estratégico para la economía viguesa. “Vigo solo pide lo que se merece y le corresponde, ni más ni menos que un trato justo”, afirma, al tiempo que reclama que se establezcan “criterios de selección transparente para poder competir en igualdad de condiciones por los fondos europeos.”

    “Está en juego el futuro del sector. Lo que está sobre la mesa es la futura carga de trabajo de esta industria y los miles de empleos asociados”, finalizó Marnotes.